No, el Day Trading no es la solución a tus problemas y mucho menos tu futuro.

Índice del artículo

En primer lugar, me gustaría agradecerles que utilicen parte de su tiempo en leer este blog. Es todo un privilegio compartir ideas, opiniones y experiencias con ustedes.
Después de que muchos clientes y otros particulares nos hayan contactado tras haber cometido el mismo error relacionado con el Day Trading, abordaremos este tema de un manera directa e intentaré poner mi granito de arena para reducir la sangría sufrida por muchos ahorradores e inversores.

Day Trading: formación y lluvia de Lamborghinis.

Aunque el título del blog pueda crear cierta animadversión o miedo, más miedo da ver perder tus ahorros de veinte años en tres semanas, algo que está ocurriendo muy frecuentemente.
No se imaginan la cantidad de clientes que han solicitado nuestros servicios, solo y únicamente para poder entender qué es lo que habían comprado (o vendido), o qué demonios es un CFD, si ellos creían haber comprado 5.000€ en acciones de Iberdrola.

La nueva moda es el Day Trading, o mejor dicho, la ilusión que se vende de: “opera 2 horas al día y alcanza la libertad financiera”. ¿A quién no le atrae la idea? Esto, combinado con unas campañas extremadamente agresivas de marketing, son la fórmula perfecta para muchos vendehumos que comercializan cursos de formación financiera, inversión o trading, sin tener ni idea de cómo funcionan los mercados financieros o sin nociones fundamentales sobre economía.

Hace poco, un cliente acudió a nosotros tras haber realizado un curso online de una semana dirigido a personas interesadas en el Trading. Esta persona en cuestión había perdido el 90% de sus ahorros tras dos meses operando con el método de este…Gurú financiero.
Personalmente, ya había visto muchos videos de estos gurús en Youtube, pero por mera curiosidad le pregunté qué curso había hecho, y tras buscarlo en youtube ya se pueden imaginar lo que ví. Un hombre con un Lamborghini de fondo, siendo “entrevistado” y afirmando lo fácil que es ganar entre 6.000€ y 13.000€ al mes con una inversión inicial de 3000€ (previo pago de su curso de 1.000€. Eso sí , si no los pagas y optas por otras vías, o simplemente decides que no es lo tuyo, olvídate de la felicidad eterna y de los Lamborghinis).

Desafortunadamente esto siempre acaba afectando a los de siempre, en su mayoría, personas con ingresos medios-bajos, que están desesperadas por tener algún tipo de ingreso y estos vendehumos les ofrecen una “solución” rápida y con futuro.
Dicen que no hay nada peor que ver como tu vecino se hace rico haciendo lo mismo que podrías hacer tú… esto crea desesperación y a la larga un sentimiento de fomo , fear of missing out (en español, temor a perderse algo) que incita a lanzarse al Day Trading sin ningún tipo de conocimiento.
Esto está siendo aprovechado por brokers online de muy dudosa procedencia y por supuesto, por estos gurús financieros que seguramente, ni siquiera sepan interpretar una curva de rendimientos invertida de bonos americanos en términos macroeconómicos.


Piénselo detenidamente, ¿Cómo es posible?

Una de las cosas que más me llamaba la atención cuando empecé mis prácticas en Londres con un banco de inversión, fue el desprecio con el que senior traders, analistas, VP´s y demás, se referían a los pequeños inversores o retail traders como dumb money (dinero estúpido o tonto). Al principio me lo tomé como la típica arrogancia de un financiero de la city, pero nada más lejos de la realidad.
A los tres meses y tras experimentar de primera mano un trading floor real, no podía estar más de acuerdo. ¿Realmente piensan que un trader en un banco de inversión o fondo, con 7 años de experiencia, trabajando más de 12 horas diarias todos los días no querría hacer lo mismo que uno de estos gurús?Por supuesto, pero saben que no es así.

La operativa compleja con productos derivados, los servicios y operaciones que grandes bancos ofrecen a sus clientes, así como el conjunto de valoraciones cuantitativas que se llevan a cabo antes de abrir determinadas posiciones es lo que realmente hace mover los mercados (esto por no hablar de determinados cambios de información o de los softwares utilizados).

¿Verdaderamente creen que un junior trader en la mesa de emerging FX, que cobra 45.000£ al año (sin incluir bonus) en un banco, se dedica a comprar EUR/RUB solo porque la vela ha tocado un “soporte” y el RSI está en 15%?, en absoluto: Estudia a qué nivel está el spread de un CCBS para ese par (cross currency basis swap) y así hacerse una idea de la oferta y la demanda real de la divisa a la que va a tener exposición, hace un backtest cuantitativo sobre la duración máxima que puede soportar ese riesgo en distintos escenarios y eventualmente cómo transferirlo al mercado. Esto sin mencionar que la operación que va a realizar no comprometa otra operación ya abierta por algún otro trader de su equipo. Todo esto a un ritmo…dejémoslo en estresante y con cantidades astronómicas, en las que 1 pip arriba o abajo son 30.000$. En este caso, el análisis técnico no entra en la lista de las 5 primeras prioridades antes de abrir su posición con su contraparte.

¿Se han enterado de algo de lo que les acabo de explicar en el último párrafo?, seguramente no, y no les culpo porque no es fácil, pero es una buena señal de que si están “operando” en FX, no sepan muy bien lo que están haciendo.
De ahí ese desprecio cuando los profesionales hablan de alguien que, tras un curso de “análisis técnico” de dos semanas se hace llamar un trader de FX…No amigo no, para los profesionales de verdad no eres más que otro jugador de apuestas y posiblemente están en lo cierto.                                       

day trading

Aquí observamos la cuota de mercado por productos de FX diarios. Solo un 30% son spot trades.*


“Pues a mí el Day Trading me funciona con acciones y soy rentable.”

No me malinterpretéis, he tenido la suerte de conocer a Day-Traders que después de muchísimos años y dinero invertido en la formación correcta (escuelas de negocio, institutos financieros oficiales) viven de ello, pero ni mucho menos con dos Lamborghinis en el garaje de su mansión en Belgravia.
Lo que tienen en común es que se han especializado en determinados tipos de activos, conocen perfectamente qué tipo de indicadores económicos o que situaciones pueden afectarles, y por supuesto no solo trabajan 2 horas al día, no, muchas más, haciendo backtesting, cuidando de posibles desequilibrios en sus carteras y controlando su riesgo de forma muy metódica para nunca alejarse del primer objetivo de todo buen inversor, PROTECCION DE CAPITAL.

Hemos hablado de FOREX anteriormente, pero los mismos conceptos y errores los podemos ver en el mercado de renta variable. Y en este caso las experiencias son mucho peores: Inversores construyendo carteras semanales “diversificadas” de ocho empresas españolas sin saber leer o interpretar un estado de resultados, utilizando productos derivados como cfd´s sin saber qué son, utilización de apalancamiento exagerado y, uno de los casos más graves que he visto, inversores escribiendo (o emitiendo, como lo prefieran) opciones call o put sin saber ni siquiera qué es el strike price.

El volumen de negocio de los brokers más utilizados por Day-traders y pequeños inversores ha crecido de manera espectacular, pero la correlación de ese crecimiento con respecto a los rendimientos de sus clientes es indudablemente negativa.
Un informe de Goldman Sachs en el año 2019, que realizó con determinados brokers, exponía un fenómeno muy interesante. Tras encuestar a miles de usuarios de estas plataformas, un 82% afirmaba ser rentable y generar beneficios de forma estable, cuando estos datos se contrastaban con sus brokers la historia era bien distinta, entre un 60% y un 90% había perdido dinero.

La explicación es bien sencilla y es psicológica. ¿Quién quiere exponerse a que le pongan de tonto para arriba en su círculo más cercano por haberse metido en algo en lo que no tenía ni idea? Ya se lo digo yo, casi nadie.
Esto lo único que hace es agrandar la bola, de amigo en amigo, de familiar en familiar, de cuñado a cuñado…
                                         

day trading

Porcentaje de crecimiento en el año 2019 en % de los distintos brokers minoristas**


Riesgo, cobertura, backtesting… conceptos muy alejados de la mayoría que se abre una cuenta con un broker en la práctica, y como no, la gran ausente, la pregunta que siempre uno ha de hacerse: ¿realmente me puedo permitir hacer esto?

¿Análisis técnico? Llegáis 15 años tarde.

Quizás este sea el punto del artículo más controvertido, y muchos de ustedes no estén de acuerdo conmigo, pero permítanme desarrollar la idea para ponerla en contexto.

La mayoría de cursos online y demás productos que se venden como “educación financiera y trading” son básicamente cursos que enseñan nociones elementales sobre indicadores técnicos, que calculan, en función de distintas variables, el posible movimiento del precio (suena muy complejo, pero es más fácil de lo que piensan, de ahí que se comercialice tanto) .

Llamarle a esto educación financiera cuando ni siquiera le explicas a tus alumnos (que no tienen ni idea de economía o finanzas) cuál es el rol del banco central europeo o conceptos como superávit o déficit, me parece no solo deshonesto, también un auténtico insulto a la inteligencia.

Con respecto al análisis técnico en sí, no discuto que se pueda utilizar como complemento a la hora de apoyar una operativa concreta y dependiendo del plazo de ejecución de esta. Pero debido a que estas se han popularizado de manera extrema, el mercado se ha movido hacia técnicas mucho más complejas de análisis cuantitativo y computacional, programación en distintos lenguajes para el backtesting de distintas estrategias, así como técnicas algorítmicas y machine learning para recalibrar modelos estocásticos.

Alguna vez habrán oído aquello de “la bolsa de valores es un indicador adelantado”, pues sí, y por supuesto no se queda atrás con la tecnología.

Quisiera compartir con ustedes un artículo de Bloomberg en el que se entrevista a Sarah Heffron, co-directora de JP Morgan para soluciones electrónicas a clientes y a Joanna Martin, co-directora de servicios de ejecución operativa en la región EMEA hablando sobre este tema y el modelo del “trader actual y del futuro”. En él, explican qué cualidades son demandadas en la industria y los perfiles que buscan en este momento: especialistas en programación y codificación algorítmica, analistas cuantitativos de datos y perfiles que dominen la ciencia matemática financiera.

Tal como ellas mismas comentan en la entrevista, no se pueden permitir tener a una persona delante de una pantalla mirando los niveles de un gráfico.
Créanme, yo mismo estuve en una reunión en la que se les presentaba un modelo algorítmico a los jefes de distintas divisiones para mover el riesgo a mercado en intradía. (Permítanme confesarles que solo me enteré de un tercio de lo que allí se expuso).
Esto no es solo el futuro del trading real, sino el presente.

Bueno muy bien, pero entonces ¿Qué hago?.

¿Se acuerda de aquella pregunta tan importante, no? Se la repito a modo de recomendación: ¿verdaderamente me puedo permitir hacer esto?
Hágase esa pregunta y respóndala de la forma más honesta posible.

En caso de que sí que pueda, le hago otra recomendación no menos importante: olvídese de los anuncios de Instagram , youtubers vendiendo felicidad a cambio de un curso online o trading masterclass que lo único que hacen es venderle un estilo de vida absurdo e irreal.

Si están realmente interesados en los mercados financieros, la economía y demás, utilicen su dinero en formarse en instituciones respetables, por ejemplo, BME tiene programas de formación en distintas materias con profesionales como docentes, escuelas de negocios reconocidas, universidades, etc….
Sí, no son baratas, pero es mejor gastarse el dinero en formación de calidad que, incluso, le sirva en un momento dado para echar el freno cuando vea lo complicado que es este mundo, a que le pague 500€ a un vendehumos que le ofrezca el secreto mágico de los mercados y acabe en la más absoluta de las ruinas.

Otra de las opciones en caso de que no quiera meter los dedos de forma directa en los mercados, pero quiera invertir, es buscarse un asesor financiero.
Pagar a alguien para que se encargue de hacerle un estudio personalizado, profesional y realista, de acuerdo a sus condiciones económicas es una de las mejores ideas que se pueden tener.
Fondos, planes de ahorro y otros muchos productos diversificados son más accesibles que nunca, pero eso sí, cuidado con dejarse asesorar por un banco, ya sabemos que más que asesores son vendedores (y muy buenos, aunque esto daría para otro artículo).
Por supuesto, esto puede parecer autopromoción, pero antes de invertir sin tener ni idea, busquen un asesor independiente, hay muchos y muy buenos.

Sé que nada de lo que les estoy explicando es agradable o fácil de digerir, especialmente si es uno de esos tantos que han acabado perdiendo buena parte de su patrimonio en el Trading. El ego juega un papel fundamental aquí.
Hay que empezar a ser realistas, pensarse las cosas y posiblemente utilizar la última opción que me viene a la cabeza, aunque esta no es mía, irónicamente la leí en una entrevista a un Day-trader muy conocido en España, pero en este caso no puedo estar más de acuerdo: “A veces, lo mejor que se puede hacer, es no hacer nada en los mercados”.



Fuentes:
*CFI Institute
**Bloomberg/Brokerchooser
***https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-04-21/top-jpmorgan-traders-talk-robots-brexit-impact-and-remote-work?sref=86R6JQMm

¿Te parece interesante?

Subscríbete a nuestro newsletter para estar al día de nuestros nuevos artículos.

Comparte el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *